Nadie duda de que para ser competitivas las firmas de abogados, como cualquier empresa, han de saber motivar a su equipo humano, mantener a los mejores e inculcarles la cultura corporativa a fin de que se sientan identificados e integrados. Y es precisamente aquí donde la comunicación interna se convierte en una herramienta estratégica para dar respuesta a esas necesidades.

La comunicación interna no es un fin en sí mismo, sino que es una herramienta de cambio o refuerzo de percepciones, actitudes y conductas. Orienta la conducta de los profesionales a la movilización de todos sus activos personales a favor de los objetivos organizacionales, por lo que repercute directamente en su desempeño. Es, en definitiva, una herramienta de liderazgo.

Esto tiene un mayor impacto aún en las firmas de servicios profesionales, cuya oferta no es sino talento. Hay una fórmula que define el talento como: conocimiento más valores, multiplicado por la actitud (C + V) x A. Si la actitud es cero, el resultado será nulo por mucho que se cuente con un conocimiento amplio y unos importantes valores. Podemos potenciar o anular por completo a un profesional por medio de la gestión de su actitud.

Durante la pandemia, la comunicación interna tiene tres objetivos:

  • Fortalecer el sentido de pertenencia al despacho y evitar la desvinculación a causa de la deslocalización
  • Minimizar la incertidumbre sobre el futuro de la firma y de los profesionales
  • Preparar al equipo para las oportunidades que vendrán después del cambio de ciclo

RECOMENDACIONES

Ofrecer información transparente, veraz y homogénea sobre las medidas, tanto a corto plazo como una comunicación más estratégica en la que se explique la visión del mercado que viene, cuál es el plan de adaptación a esta nueva realidad y cuáles son en este entorno los objetivos del despacho.

En lo operativo, definir mensajes claros, relevantes y concisos en los que se informe qué se va a hacer y por qué, explicar las razones.

Debemos identificar a todos los públicos internos y los canales necesarios para nuestra relación con ellos, sin olvidar a ningún colectivo.

La abogacía actualmente es demasiado compleja para solventarla sólo con profesionales con formación en derecho. Requiere, por tanto, de muchos más conocimientos que los de derecho y muchas más habilidades que la redacción jurídica: la potencia de un equipo multidisciplinar. Mucho cuidado con esa nefasta clasificación de “abogados” y “no abogados”.

Canales: Durante el confinamiento el canal prioritario debe ser la comunicación virtual cara a cara regular, tanto individual como de equipo. Es importante que la gente se vea para combatir el aislamiento y potenciar la conexión humana.

¿Cómo movilizar a los equipos en pos de los objetivos del despacho?

La comunicación interna es una herramienta de cambio o refuerzo de percepciones, actitudes y conductas. Orienta el comportamiento de los profesionales a movilizar sus activos personales a favor de los objetivos organizacionales, por lo que repercute directamente en su desempeño.

Ayuda a hacer confluir los objetivos individuales de los miembros de equipo con los de la organización, de modo que se cumplan conjuntamente. Esto tiene un mayor impacto aún en las firmas de servicios profesionales, cuya oferta no es sino talento. Recordemos aquella fórmula del talento definida como conocimiento más habilidades más valores, multiplicado por la actitud (C +H+ V) x A. Si la actitud es cero, el resultado será nulo por mucho que se cuente con un conocimiento amplio, grandes habilidades e importantes valores.

Aunque, en esa línea, como dijo Víctor Kuppers, lo más peligroso es un mediocre muy motivado…

Hoy, cada profesional es portavoz de su firma, con más acento en nuestro sector, pequeño y endogámico. Ya no se distingue la comunicación interna de la externa, porque hoy, con las RRSS, todos somos embajadores de nuestras organizaciones y, por lo tanto, constructores de su reputación.

¿Quieres saber más sobre los cambios que la crisis del Covid-19 traerá a la gestión del capital humano? Puedes verlos en la tercera sesión del ciclo: “Aprendiendo de la crisis: Impacto en la estrategia y gestión de despachos y firmas”.

0
¡escribe tu opinión!x
()
x
Share This

Es necesaria la suscripción para ver este contenido

Únete a nuestra lista y recibirás acceso a todos nuestros webinars en abierto

¡Muchas gracias! No olvides confirmar tu solicitud a través del email que acabamos de enviarte e inclúyenos en tu libreta de direcciones para no perderte nuestros mensajes.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar