Movilidad, social media, big data y cloud… Bajo el extenso paraguas de las nuevas tecnologías surgen conceptos que apuntan hacia una mejora en la gestión del trabajo: usar las nuevas herramientas tecnológicas para que el abogado haga con mayor rapidez, facilidad y calidad sus tareas. Muchas firmas piensan en hacerlo, algunas han tomado la decisión de llevarlo a cabo, pero pocas han acogido con éxito a la tecnología como herramienta indispensable para que el abogado centre sus esfuerzos en lo que le diferencia.

En este último cajón, en el del éxito en la implantación de procesos tecnológicos y digitales, se encuentra Cuatrecasas, reconocida el pasado año como la firma de servicios jurídicos más innovadora de Europa en los premios Financial Times Innovative Lawyers. Y buena parte de ese reconocimiento tiene que ver con Francesc Muñoz, CIO del despacho y con más de dos décadas dedicado a implantar soluciones tecnológicas para las necesidades y las líneas de negocio prioritarias del despacho.

“Hemos identificado una serie de vectores estratégicos para impulsar la transformación digital, entre ellos la capacitación, el  talento o la innovación abierta, pero también la agilidad y el cambio cultural. Para cada uno de esos vectores anualmente hay vinculado un plan de proyectos”, explica Francesc, quien asistió como invitado al último webinar organizado por la consultora para despachos de abogados, Mirada 360, y conducido por su socia directora, Lidia Zommer.

Ese impulso a la transformación digital y el plan de proyectos puede traducirse en cifras: entre el 4% y el 4,5% de los ingresos que el despacho dedica tanto a invertir como a sufragar los gastos de operación de las soluciones tecnológicas en la firma. Tanto en España como fuera del país, lo que “influye en la toma de decisiones respecto a qué tecnología adquirimos o usamos, qué tipologías de red implantamos, qué políticas, etc.”, asegura Francesc.

El responsable de tecnologías de Cuatrecasas insiste en que la filosofía del despacho es ‘cloud first’, es decir, llevar a la nube el mayor número de servicios posibles. La gestión documental —a través de NetDocuments—, la firma electrónica, la gestión de procesos de facturación y cobros, de clientes y contactos —a través de SAP a nivel global— se almacenan en la nube. Algo que implica, como explica Francesc, “revisar las medidas de seguridad, porque la información de nuestros clientes es nuestra principal preocupación”.

Asimismo, para llevar a buen puerto el proceso de transformación digital, cuya denominación empezó a utilizar la firma hace tres años, es necesario que el abogado disponga de ciertas competencias digitales. “No es necesario que un abogado sepa programar, pero la capacitación digital para nosotros es clave, porque es un retorno inmediato. Todo lo que sea ahorrar minutos de trabajo de un abogado beneficia a la cuenta resultados y a la vida del abogado”, razona Muñoz.

No obstante, Francesc no se reconoce como un “talibán de las nuevas tecnologías” ni cree que deban aplicarse obligatoriamente a todos los procesos. El experto de tecnologías en Cuatrecasas considera que, antes de automatizar o digitalizar cualquier proceso dentro de un despacho, los procesos deben estar bien definidos y deben funcionar correctamente. De lo contrario, la tecnología será un parche innecesario en un problema de mayor magnitud.

Precisamente, la apuesta de Cuatrecasas por las legaltech no consiste solo en incorporas tecnología a su despacho, sino también en generar el ecosistema empresarial que hace posible esa tecnología. Un ecosistema que observaron en un viaje a Silicon Valley (San Francisco), la cuna de la tecnología ubicada en Estados Unidos, país donde en los últimos años han aparecido cerca de 500 startups del sector legal.

Tras ese viaje nació, en el año 2016, Cuatrecasas Acelera, la aceleradora de startups de legaltech impulsada por la firma, lo que les permite ofrecer soporte a nuevas empresas del sector y, de paso, “entender mejor las startups, el ecosistema, la regulación…”.

Esta iniciativa también favorece que el sector de las legaltech coja fuerza en España, donde poco a poco el mercado se abre, pero aún con lentitud. “Hay que ver cómo se acaba concentrando y poner un poco de sentido común. Falta mayor inversión, que las legaltech puedan crecer”, reflexiona Francesc.

Lo que la firma no contempla aún es diseñar y desarrollar herramientas tecnológicas para los clientes, algo que, aunque Francesc reconoce que “hay algunos despachos tanto en EEUU como en Reino Unido, que lo están haciendo, pero hoy por hoy no es nuestra línea de negocio”. La dedicación del despacho actualmente es continuar ese camino hacia la plena digitalización y a la incorporación paulatina de las mejores herramientas tecnológicas para hacer más eficiente el trabajo. Nada más. Y nada menos.

Para ver el webinar completo: https://mirada360.es/webinars/

[Artículo publicado originalmente en Diario La Ley]

Share This

Es necesaria la suscripción para ver este contenido

Únete a nuestra lista y recibirás acceso a todos nuestros webinars en abierto

Muchas gracias, no olvides confirmar tu solicitud a través del email que acabamos en aviarte

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar